Esta sección reúne todas sus esculturas principales y proporciona un análisis detallado de cada una, lo que sirve como una excelente referencia al medio más importante en el que estuvo involucrado Miguel Ángel. El escultor Miguel Ángel mostró habilidad en este medio desde una edad temprana, con Piedad y David entre sus primeras obras. Este artista vería una conexión entre la forma humana y el alma, estudiando cuidadosamente la anatomía humana a lo largo de su larga y distinguida vida. Este conocimiento daría vida a sus esculturas de una manera nunca antes vista en esta etapa del Renacimiento. Hay alrededor de 900 bocetos de estudio. todavía en existencia que subrayan los extremos que Miguel Ángel haría para explorar cómo se verían sus esculturas terminadas, incluso antes de comenzar la pieza. Miguel Ángel usaba luces y sombras para dar a sus esculturas una presencia más realista, a veces también curvaba y torcía sus modelos para complementar la composición general. La creciente reputación de este maestro del Renacimiento atraería nuevos encargos a través de múltiples medios, pero la escultura fue siempre su herramienta preferida para demostrar su genio. Es imposible subestimar la importancia del legado de Miguel Ángelcomo escultor. Su obra maestra David es considerada una de las más grandes representaciones de la forma humana, mostrando una habilidad técnica y un simbolismo imaginativo que fue (y sigue siendo) innovador. Más de 450 años después de su muerte, su obra es tan estimada y tan significativa como lo fue en el momento de su muerte. Su estilo y arte como escultor todavía se considera el estándar de oro al que deben aspirar otros artistas. Este era un artista al que algunos considerarían menos un escultor o un pintor, sino más un Dios. Incluso fue conocido por algunos como "el Divino". Luego se convertiría en el punto de referencia con el que se compararían todas las creatividades posteriores. Además, era bastante raro que alguien lograra respeto y respaldo académico en su propia vida, algo que muy pocos en la historia del arte han logrado. Considerar las nuevas ideas y técnicas que aportó, normalmente tomaría tiempo para recibir aceptación, pero su brillantez podría convencer a otros casi de la noche a la mañana. Ahora lo consideramos parte del comienzo del arte europeo, al menos en lo que respecta a la civilización moderna, pero, de hecho, en ese momento se lo consideraba el punto final, donde los logros y las habilidades se habían maximizado y nada después de eso podría mejorarlo, dando nuevamente esta imagen de un poder divino que logró la perfección dentro del mundo del arte. Esencialmente, Miguel Ángel tomaría el arte tradicional y lo reinventaría usando su mente creativa y técnicas innovadoras. Si bien representa el paso final en este gran desarrollo en el arte italiano, y luego europeo, es justo decir que entendió y respetó a los dos artistas que unieron las dos primeras etapas de este proceso, a saber, Giotto alrededor de 1300, y luego Masaccio poco más de un siglo después. Esta ruta de tres etapas fue explicada por Giorgio Vasari en su importante examen del arte renacentista, que se convertiría en la principal fuente de referencia durante varios años. También fueron los dibujos de Miguel Ángel los que conmocionarían a quienes lo rodeaban por su belleza y la forma en que había tomado las enseñanzas de Domenico Ghirlandaio.a nuevas longitudes extraordinarias. A una edad temprana, se podía ver que sería el estudiante durante un tiempo limitado y, finalmente, no quedaría nadie para contarle nada nuevo. De hecho, sabemos que se sentaría a estudiar y copiar el trabajo de maestros pasados ​​para desarrollar su habilidad técnica, haciendo sus propias versiones de piezas no solo de Giotto y Masaccio , sino también de Martin Schongauer, miembro de North. Renacimiento, algunos de cuyos grabados eran propiedad del propio Miguel Ángel. Miguel Ángel fue un maestro del Renacimiento italiano que es reconocido como pintor , escultor y arquitecto . Sin embargo, se consideraba a sí mismo ante todo como un escultor, y con David y Pieta entre sus obras maestras escultóricas, es fácil entender por qué. Es extraordinario que incluso hoy, muchos siglos después, todavía se lo considere como uno de los verdaderos maestros del Renacimiento y entre los diez mejores artistas de todos los tiempos, a pesar de que muchos otros grandes nombres han aparecido en los años posteriores. Es difícil ver que cambiar pronto y las frecuentes exposiciones y publicaciones en torno a su vida y obra ayudarán a que siga siendo así. Con la mayoría de sus obras en las principales colecciones públicas, también podemos ver la mayoría de ellas. La filosofía de Miguel Ángel el escultor Miguel Ángel vio la escultura como el arte de quitar algo en lugar de agregarle (como la pintura agrega a un lienzo en blanco); en esencia, estaba tratando de dar existencia a la forma debajo del bloque de piedra frente a él. Para hacer esto, produjo bocetos detallados, pero su propia pasión espiritual dentro de él y su propio deseo de dar vida a la belleza del mármol fueron las fuerzas impulsoras de su talento. Hay interesantes paralelos entre los dos que podrían explicar su deseo por ambos. La vida eterna divina que buscó en la tierra fue creada más de cerca en el mármol eterno que talló. Trabajo escultórico temprano Miguel Ángel conoció la escultura mientras estudiaba en la casa de los Medici. Comenzó a trabajar casi de inmediato, produciendo la 'Madonna of the Steps' entre 1490-1492 y 'Battle of the Centaurs' entre 1491-1492. Estas primeras obras (Miguel Ángel tenía alrededor de 15 años en 1490) son indicativas de su promesa y talento. La Virgen de los Pasos es un relieve superficial y es su obra escultórica más antigua conocida. Es en parte un homenaje a un trabajo similar de Donatello , pero muestra el talento temprano de Miguel Ángel. La talla es detallada y delicada, y representa a María como una madre amorosa y protectora. La batalla de los centauros no fue un tema elegido por Miguel Ángel, pero muestra su ingenio e innovación como artista. Aquí ignoró la práctica del día, en lugar de trabajar multidimensionalmente. Sigue sin terminar, pero Miguel Ángel lo consideró la mejor de sus primeras obras y un agudo recordatorio de por qué necesitaba concentrarse en la escultura. Obras maestras: David y Pieta El prodigioso talento de Miguel Ángel se evidenció a una edad temprana, por lo que no es de extrañar que durante sus veinte años realizara dos de las esculturas por las que es más famoso: 'Piedad' y 'David'. 'Pieta' se completó en 1499 e inmediatamente fue aclamada como una obra maestra. La vida y la emoción que Miguel Ángel había demostrado ser capaz de llevar a un bloque de piedra vacío se veía claramente en el rostro de la madre afligida que sostenía a su hijo muerto. Pieta estableció su reputación y, como resultado, le ofrecieron más comisiones. Uno de ellos fue la finalización de un proyecto para representar a David como una metáfora de la libertad florentina. El resultado solidificó inmediatamente su reputación como escultor de habilidad y perfección técnica. David también representa la habilidad de Miguel Ángel para tratar con la figura masculina. Hizo esto muchas veces en su trabajo, desde Baco (1496-97) hasta The Captives Series y más allá, Miguel Ángel dio vida a hombres robustos y musculosos, imbuidos de energía y dinamismo. Su trabajo fue de inspiración clásica, pero Miguel Ángel lo hizo multidimensional, lo que significa que podría (y debería) verse desde cualquier ángulo. Miguel Ángel: Años posteriores En años posteriores, Miguel Ángel realizó muchas Pietas que (como la de 1498-99) representaban al Cristo muerto en los brazos de la Virgen María. Estos son, en esencia, un examen de la mortalidad y exploran las propias reflexiones del escultor sobre el tema. Lo más interesante es Pieta Firenze o The Deposition (1550-1561). Esto representa al propio Miguel Ángel como Nicodemo, levantando a Jesús en brazos de María Magdalena y la Virgen María. Esto es fascinante en dos niveles. En primer lugar está el mensaje del artista como partícipe del sufrimiento de Cristo y actuando como conducto entre lo divino y lo mortal. En segundo lugar, está el proceso que representa. A medida que envejecía, Miguel Ángel se volvió más perfeccionista, y esta piedad está más que inacabada: Miguel Ángel rompió la obra en parte debido a que no podía esculpir exactamente como quería. Escultura de David David, representado a la derecha de esta página, es una escultura que es el punto culminante de la carrera de Miguel Ángel y llegó sorprendentemente temprano en su vida, y parece que fue realizada por un escultor altamente experimentado. La escultura de David era una pieza enorme, y afortunadamente aún puede ser apreciada por los fanáticos del artista si están dispuestos a viajar a Italia para verla en todo su esplendor. También ha habido algunas exposiciones itinerantes que han mostrado reproducciones precisas de la escultura original, y esta puede ser una alternativa razonable para muchos que no pueden viajar a Italia específicamente para ver esta obra maestra. Descubra mucho más sobre esta pieza de la historia del Renacimiento en la página específica de David. Escultura de la piedad La Piedad fue una escultura notable de su carrera y nuevamente continúa sobre el tema religioso que fue tan común en los encargos durante la época del Renacimiento. El encargo de Piedad vino de Francia y le dio a Miguel Ángel la oportunidad de ir en una dirección artística ligeramente diferente para esta escultura, más en línea con los estilos franceses que italianos. Un aspecto interesante de esta escultura de la Piedad es la forma en que Miguel Ángel retrató a María como particularmente joven, ciertamente en relación con Cristo, a quien sostiene en sus brazos. Miguel Ángel también produjo otras tres esculturas que estaban muy relacionadas con esta, a saber, La Deposición, Rondanini Pieta y también Palestrina Pieta. Esta escultura se exhibe ahora en la Basílica de San Pedro en la Ciudad del Vaticano y bien merece una visita. En realidad, este no era el propósito previsto para la pieza, pero varios factores que surgieron después de la muerte de Miguel Ángel han llevado a que se traslade a este lugar más accesible. Escultura de Moisés Moisés es una escultura de cuerpo entero que tardó alrededor de dos años en completarse. Esta obra de arte de mármol mide unos impresionantes 235 cm y sigue siendo una de las obras clave producidas por Miguel Ángel durante su carrera. La iglesia de San Pietro in Vincoli, Roma, tiene esta gran escultura y representa la figura bíblica de Moisés, como sugiere el título. La fuerza de carácter atribuida a Moisés es capturada perfectamente por el maestro Miguel Ángel y el artista adoptó algunos métodos técnicamente más complicados para obtener el acabado que más deseaba. La foto de la derecha es una de las fotografías favoritas del original, que captura varios de los aspectos clave de esta escultura en particular. La escultura de Moisés fue un punto focal clave de un diseño más grande producido por Miguel Ángel para el Papa Julio II. Iba a ser su tumba, y el artista combinó la importancia del Papa con una extravagante serie de alrededor de 40 esculturas para celebrar la vida de este ícono religioso clave. Cada pieza individual en este diseño merece su propio reconocimiento específico, sin embargo, tales fueron las cualidades de su creador. Escultura Brutus Miguel Ángel completó su busto de Bruto en 1538, y ahora puedes ver el original en el Museo Florentino Bargello. La ciudad en sí sigue siendo el mejor lugar para aprender más sobre el gran maestro, aunque la Ciudad del Vaticano también conserva algunos de los aspectos más destacados de su carrera. Esta pieza en particular es importante por el hecho de que se cree que es el único busto producido por Miguel Ángel durante su carrera, a pesar de ser tan prolífico como escultor. Miguel Ángel utilizó esta pieza para comentar políticamente sobre el progreso de su amada Florencia y trabajó duro para capturar fuertes emociones en el rostro de su tema histórico. Este artista era alguien que tenía una gran pasión y confianza en su trabajo y su posición como un artista respetado, hasta el punto de que con frecuencia usaba su arte para comunicar mensajes sobre cómo veía el mundo. No era solo el arte, sino también la posición en la que se exhibía lo que transmitiría el mensaje de Miguel Ángel al mundo, aunque las masas pueden haber perdido a menudo el significado detrás de sus esculturas. Escultura de Baco Baco que aparece aquí tiene una mirada aturdida en su rostro, que claramente tiene algo que ver con el cuenco de vino que lleva consigo. Esta escultura se encuentra ahora en exhibición en el Museo Nazionale del Bargello, Florencia, y tiene una impresionante altura de dos metros. Si bien la escultura muestra a Baco borracho, es importante recordar que, de hecho, era el Dios del vino. Esta pieza en particular se completó en 1497 y representa una de las mejores esculturas de los primeros días del artista. La fotografía de la derecha captura el detalle del rostro de Baco con su agarre suelto en el pequeño cuenco de vino.